ANTIGUO EGIPTO, ESOTERISMO, OPINION, PERSONAL

Tras el Velo de Isis…

Te saludo, viajero, peregrino, buscador, despistado que surfea por Internet, como quiera que sea has llegado hasta aquí. Hace mucho tiempo que dejé de creer en casualidades y hacerlo más en causalidades.

Espero  que este Blog no se parezca mucho a otros que conoces, al fin y al cabo lo ha hecho alguien que es único en el Universo, igual que tu. Hablaremos de muchas cosas, Historia, Arte, Arqueología, Esoterismo, Templarios, Meditación,  Reiki, mitos, leyendas, tesoros ocultos, ángeles, viajes, lugares especiales donde trascender se hace fácil… al fin y al cabo todo eso está en mi pequeño Universo y espero que lo disfrutes como yo.

El destape del velo de Isis representa la revelación de la luz, la verdad, el conocimiento. Isis es la divinidad egipcia femenina, “la reina de todos los dioses”, “la madre de los dioses y de los hombres”. Por excelencia, del “aquí y el ahora”. Correr su velo significa abrir los misterios ocultos convirtiéndose en inmortal.

En Egipto, en la puerta del templo de Sais, bajo la estatua de Palas se halla la siguiente inscripción: “Soy todo lo que es, lo que ha sido y lo que será y ningún mortal ha levantado todavía mi velo”. Es el velo de Isis, el umbral que hay que atravesar (dejar de ser un mortal) para conocer la totalidad, una manifestación de varios procesos alquímicos que conllevan a que lo femenino sea igual a lo masculino y lo masculino sea igual a lo femenino.

El destape del velo de Isis representa la revelación de la luz y el correr el velo de Isis significa convertirse en inmortal.

La mujer ha sido mutilada en su esencia, bien para ocultar su poder o masculinizarlo en un mundo de hombres. La mujer por instinto para cuidar a sus hijos, le es más facil entender a otra madre que sufre, o  entender el verdadero sentido de la justicia o  la igualdad. La mujer es valiente y está preparada  para abrirse y  generar cambios.  Porque ella es la VIDA, y la vida se mueve, porque la vida no puede quedarse estática o perecería.

Sólo descorren el velo de Isis los que tienen valor, alma y corazón limpio. Los que se mueven  por el amor incondicional a la existencia, y tienen el respeto absoluto a cada ser y estar del Universo. Los que son libres en pensamiento teniendo por límite la ética cósmica que le permite perdonar y comprender la misión de sus enemigos  en el propio plan de su existencia y aprendizaje que ellos eligieron antes de nacer. Y por eso son capaces de  perdonar, para romper la rueda cosmica. Isis es el portal iniciatico a la quinta dimensión… no intentes descubrir el velo, como decía Rumi… sé tu mism@ el velo.

Para traspasar esa puerta y comprender el mundo debemos distanciarnos de él. Y allí desde un lugar con perspectiva contemplarlo, sin implicarnos y no dejarnos influenciar por él. Eso ya se lo dijo Krishna en el Bhagavad Gita a Arjuna: “Permanece firme en la Pureza, más allá de los pares opuestos”. El mundo irreal, el mundo de las apariencias que los hindúes denominan Maya, y los Egipcios llaman El Velo de Isis, debe ser traspasado para ver a través de él, para despertar, para poder liberarse y salvarse de esta ilusión que nos produce el apego al mundo fenoménico. Traspasar el velo de Isis, levantar ese velo, es levantar  esa neblina que obstaculiza ver nuestra verdad, nuestra conciencia, nuestra divinidad.

La Tierra se retuerce con dolores de parto y depende de cada uno de nosotros que lo vivamos como un infierno, o un paraíso ya que depende de nuestra conciencia y evolución espiritual. Además  de nuestro libre albedrío que ya eligió las lecciones duras a aprender, y que hay que respetar. La tercera dimensión es una escuela de aprendizaje, y cada uno experimenta lo que decidió consciente o inconscientemente para evolucionar con su alma

“Oh, Isis…

Eres la Señora de la tierra,

Has hecho que el poder de las mujeres

Sea igual al de los hombres”

“Himno a Isis” (Papiro de Oxirinco)

Aunque sea cristiana me identifico totalmente con el arquetipo que representa Isis, que en cierta forma, el Temple intentó recuperar para Occidente, pero cuya misión fue abortada antes de finalizar el trasvase de conocimiento desde Oriente a Occidente, dejando solo pistas para los iniciados.

Me identifico con esa diosa  con una misión de vida y estilo de vida que se acopla a lo que siempre he defendido, defiendo y defenderé. La mujer como sabia, como maga, como dueña de su destino. Un ser amoroso, puro, salvaje e inconquistable, fuerte que ayuda y comparte sus dones. La mujer en Egipto no era como en el cristianismo, fuente del mal ni de una desnaturalización del conocimiento, sino todo lo contrario, era ella, a través de la grandiosa figura de Isis, quien había superado los peores obstáculos y descubierto el secreto de la resurrección.

La Diosa, fue el  modelo de reinas, esclavas. esposas y madres. Ella era el modelo de la fidelidad, del amor inmortal,  de la esperanza y  el valor indestructible ante la adversidad,  poseedora de una intuición fuera de lo común y la capacidad de penetrar el misterio. La percepción del papel  autentico de la Diosa, hizo que las egipcias vivieran en un mundo en el que la mujer no era la adversaria ni la rival del hombre. Un mundo que les permitía vivir como esposas, como madres, en el trabajo, como iniciadas en los misterios del templo, sin renunciar a su identidad a favor del varón. Un mundo en el que las mujeres  tenían pleno acceso a lo sagrado.

Siempre me llamó la atención como en el Antiguo Egipto la mujer casada conservaba su apellido y su nombre. No adoptaba el del marido y tenía a orgullo recordar su filiación materna, como hija de… Es increíble que en el Antiguo Egipto fuera más considerada y libre la mujer,  que millones de mujeres que viven ahora mismo en Oriente Medio, Africa, Asia o el propio Egipto. Aunque a nivel privado siempre quedaron resquicios de la antigua religión y que no pudieron ser borrados por el dogmatismo cristiano, ni musulmán.

Una civilización increiblemente sabia que tuvo  diosas como Maat (Verdad, Justicia, Confianza, el Equilibrio cósmico, la armonía. De Isis-Hathor, la Gran Madre, “Grande y rica en Magia”, Aquella que nada ignora del Cielo y la Tierra, Maga y Sabia, “La Poderosa”. O Bastet… la enigmatica, amorosa y fiera…

“Su corazón era más hábil que el de un millón de hombres.

Era más eminente que un millón de dioses

Era más perspicaz que un millón de nobles fallecidos

¡en el cielo y en la tierra no había nada que no supiera!”

La moral en  el Antiguo Egipto,  se conservaba en los libros de moral o sabiduría que eran  los que dictaban la conducta a seguir, tanto en familia como en el ejercicio de la profesión de cada uno.

En la relación con la esposa estaba excluida la violencia,  y  se profundizaba en el respeto. El motivo de esto , es porqe  la esposa era la “compañera venerada por su marido, la hermana bien amada cara a su corazón”. Pues ella es “rica de vida y trae la felicidad”.

La mujer era igual a su marido y entre ellos reinaba una profunda complicidad. En las esculturas la mujer con sus gestos, casi secretos, que traducen una actividad mágica, le protege, velando por la supervivencia de la pareja, para que nada le dañe. Los miembros de la pareja se reparten las responsabilidades y en este marco se desarrolla una vida con muchas facetas.

Esta unión no necesitaba de ninguna Templo o Sumo Sacerdote  para ser bendecida, pues bastaba ante el pueblo que una pareja viviese bajo el mismo techo un tiempo para ser considerado por todos como matrimonio. Igualmente, si por distintas circunstancias éste se rompía, bastaba con vivir separados un tiempo, fuera de la misma casa, para darse por terminado ante la sociedad y ante los dioses.

Cada sexo era por definición complementario del otro, ya que ambos colaboraran en la creación de la vida. Cada uno tenía su sitio, su papel. La incontestable igualdad de los dos sexos en Egipto, no era el resultado de una lucha protagonizada por la mujer del Nilo, sino porque era necesaria para que no hubiera  “una ruptura del equilibrio que había sido establecido desde los tiempos del dios”.

Ser esposa, madre y señora de la casa, junto a un ser amado que sabía responder al esfuerzo realizado, ése era el Ideal. La instrucción y la educación seguían siendo esenciales . De ahí que el universo del conocimiento estaba enteramente abierto a la mujer egipcia. En tiempos de los faraones una mujer podía desempeñar las más altas funciones sagradas, como hemos visto, ocupando el puesto de “esposa del dios”, Aquella que mediante un acto mágico esencial, sostiene mediante su Amor, la energía del dios Amón, para que el amor divino siga alimentado Egipto y así poder vivir en armonía con lo invisible. El desarrollo de la espiritualidad femenina, abierto a todas sus posibilidades,  no ha vuelto a ser vivido desde la desaparición de la civilización faraónica.

No menos importante fue  la ausencia de rivalidad espiritual e intelectual entre hombres y mujeres, que trabajaban conjuntamente en los templos y formaron comunidades dirigidas indistintamente por un hombre o por una mujer. Si bien existían caminos iniciáticos específicamente masculinos o femeninos, éstos coincidían en lo esencial.

Estos enseñaban que el papel de la mujer de siempre, es transmitir su Energía, para “Dar Vida”, en cualquier plano de la manifestación. Como Maat, debían velar por el mantenimiento de la armonía y la relación entre el cielo y la tierra.  Ser amorosas o fieras como Bastet para defender a los suyos. Como Isis, velar por la Vida de Egipto “la tierra bien amada”, en todos sus aspectos.

Sus modelos , las diosas eran verdaderos arquetipos vivos  que representaban “Misterios de la Naturaleza”, “Potencias del Cosmos”, que debían “despertar” en su interior. Ciertamente Egipto fue “El reino de la espiritualidad femenina”.

La mujer sabia y maga, era “como un loto que renace a cada instante, convertida en la primera mañana del mundo y en el primer rayo de luz”. Tal era su poder de renacimiento, de renovación constante, gracias a la identificación con la Fuerza de las diosas a las que servía de puente y mensajera.

Poemas de amor del Papiro Chester Beatty I

(Papiro Berlin)

“Deseamos reposar juntos,

Dios no puede separarnos

Tan cierto como lo que dices, yo no te abandonaré

Andes de que de mí te hayas cansado

No queremos más que estar sentados, cada día, en paz

Sin que ningún mal acontezca

Juntos iremos al país de la Eternidad

Para que nuestros nombres no sean olvidados

Qué bello será el momento

Cuando veamos la Luz del Sol

Eternamente, como Señores de la Necrópolis”

Veo mucho de Egipto en el cristianismo esoterico, en las relaciones Jesús y María Magdalena pero que no dejaron que cuajaran… basta leer el Evangelio para ver las similitudes en el mito Isis y Osiris en Jesús y Magdalena.

El poema “Gran Alegría del Corazón” decía así, describiéndola:

“La única, la bien amada, la sin igual,

la más bella del mundo

Mírala, igual que la estrella brillante del Nuevo año

En el umbral de un buen año

Aquella cuya gracia brilla, cuya piel resplandece con un tierno reflejo

Ella posee unos ojos de mirada límpida

Y labios de dulce hablar

Nunca una palabra superflua sale de su boca

Ella, cuyo cuello es largo y el pecho luminosos

Está dotada de una cabellera del color del lapislázuli pulido

Sus brazos sobrepasan el brillo del oro

Sus dedos se asemejan a cálices de loto

Aquella cuyas piernas defienden la belleza,

Aquella cuyos andares están llenos de nobleza

Cuando posa los pies sobre la tierra

¡Con su beso conquista mi corazón!

Ella hace que el cuello de todos los hombres

se gire para mirarla

Y cada uno (de ellos) a quien saluda es feliz;

se siente entonces el más importante de los jóvenes

¡Cuando sale de su residencia

uno cree estar viendo a Aquella-que-es-única!”

Dicho por Isis:

“Mi corazón aspira a reunirse contigo

Y mis ojos te reclaman.

Es maravilloso contemplarte”.

(Papiro Berlin)

Quizás algún día.. todos atravesemos el Velo de Isis.. y alcancemos aquellos paraisos perdidos… que tanto me gustan… esos lugares extraordinarios, mágicos, legendarios, metafísicos, mitológicos y fantásticos como la Colina de Tara (Irlanda), Avalón, Camelot, el Bosque de Sherwood, Atlántida, Arcadia, Agartha, Shambala, Shangri-La, Hiperbórea, la isla de Thule, Lemuria, la Ciudad de las Esmeraldas en el país de Oz, el País de las Maravillas, Narnia, el País de Nunca Jamás, el monte Olimpo, el Edén, Sión (la última ciudad humana de la trilogía de Matrix), la selva de Pandora (Avatar), etc., … Mientras habrá que luchar contra todos aquellos que están en contra de que el conocimiento se comparta, la libertad y el respeto entre culturas.

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s